ab5aaa54c7ee67b9385979c53e120c26

 

 

En este artículo, quisiera transmitir como he superado  las barreras y dificultades propias de la adolescencia, primera fase de mi aceptación.

Si la adolescencia es una etapa dura “para todos”, lo es más para las personas con discapacidad, que tienen la doble tarea interior de aceptarse y prepararse para defenderse de la “mirada” de los otros. Y transmitir en la educación esta capacidad,  no solo depende de uno mismo, sino de cómo sea la actitud  y el comportamiento de los que tengamos alrededor.

Podemos mirar con “buenos ojos” tratando a la persona con discapacidad como una más, queriéndola, viendo lo bueno de ella y ayudarle… o con “malos ojos” es decir, mirando las apariencias, fijándonos solo en lo negativo y en sus limitaciones.

Yo sentí esto cuando empecé secundaria, era muy insegura y me afectaba mucho “cómo me mirasen” para mi propia aceptación en mi clase. No me sentía preparada para aceptarme a mí misma, ni para defenderme de la “mirada” de los otros. Lo pasé mal, me comparaba con las demás e incluso con mis amigas de siempre. En el colegio estaba aparentemente normal, pero poco a poco inconscientemente me apartaba cada vez más de mi gente, del propio mundo en el que vivía y me trasladaba a otra sociedad a la que pertenecía, la compuesta por personas con Síndrome de Down. Algo así como los iguales con los iguales y los diferentes con los diferentes.

Tan solo fueron los comienzos del camino hacia la madurez y la aceptación, que como humanos este trayecto dura toda la vida.  Me encerré en mí misma y me refugié en el estudio, la lectura y la escritura. Escribir fue en esos años la manera de desahogarme de mi propio “yo”, escritos que encerré en un “cajón” para pasar página y mirar hacia nuevos retos.

Todos debemos pasar por conocer los “colores negros, grises” del abanico de la vida y      salir resilientes, fortalecidos de ellos.

 

 

Miriam Vicente

 

Maestra en Educación Infantil

 

 

 

 

 

 

 

Cuadernos de Pedagogía, Nº 466, Sección Historias mínimas, Abril 2016, Editorial Wolters Kluwer, ISSN-ISSN: 2386-6322

Anuncios