Just another WordPress.com site

Archivo de la categoría: Uncategorized

 

51a2174ede0e0c5c9b9d517b12334e0e

 

Desde el momento que acabé las prácticas del grado superior de Educación Infantil, mi ventana se abrió al mundo, al mundo laboral, trabajando en una escuela infantil.

Dejé que los niños me enseñaran a mí, cada día aprendía capacidades y competencias que poco a poco a base de errores y equivocaciones, fui adquiriendo. Capacidades como la firmeza, la paciencia y la constancia, que en el día a día se ponen “a prueba” en el trabajo con niños. Me costaba mucho ser firme con ellos, era muy cariñosa y no me gustaba ponerme seria cuando habían hecho algo mal, mi voz era tan suave que ni se me oía entre el bullicio de los niños. Con el tiempo aprendí a activarme y a ser firme con mis alumnos en los momentos necesarios y a elevar la voz por encima de la de ellos. Aprendí a tener “ojos y manos para todo” ojos para cada niño y sus necesidades.

Con el tiempo, sentí muy dentro de mí ciertas ganas de “volar” hacia un futuro profesional mejor, y surgió cierta ambición por estudiar la diplomatura de Magisterio en Educación Infantil, con la idea de ampliar mi curriculum y la posibilidad futura de trabajar en un colegio. En la universidad, a pesar de que pasas a un ambiente más competitivo y de mayor exigencia académica, te guías por tu propio interes y curiosidad por los estudios y eso me hizo más autónoma. El trato de mis compañeros de universidad fue enriquecedor por la diferencias entre nosotros y no tanto por mi sindrome de down. Lo que más me costó fue enfrentarme a los prejuicios de algunos profesores y estar constantemente demostrando que era capaz, eso me hizo esforzarme más en algunas asignaturas. Pero también hubo cosas buenas, destaco la diversión y el compañerismo. En el camino del proyecto de vida, ante las dificultades, es importante ser positivos siempre, no estar “parados”, aprovechar las oportunidades de formación, porque vivir la vida es mirar al horizonte y soñar.

Miriam Vicente Irujo

Maestra en Educación Infantil

Cuadernos de Pedagogía, Nº 468, Sección Historias mínimas, Junio 2016, Editorial Wolters Kluwer, ISSN-ISSN: 2386-6322

Anuncios

qvps 3.jpg

La etapa en la que el niño/a empieza a desarrollar su autonomía y a hacer grandes progresos, es en la Educación Primaria. Para mí como para cualquier niño con  discapacidad, es una experiencia de integración exigente, que debe trabajarse desde un primer momento de forma conjunta entre profesores del colegio, profesor de apoyo y familia.

 

En mi caso, comenzar en un colegio ordinario sin experiencia en el Síndrome de Down, fue un reto, ya que  hace 26 años la integración no estaba extendida y se iniciaban las primeras experiencias en algunos colegios de Pamplona. Con dudas, mis padres decidieron que mientras pudiera, iría al mismo colegio que mis hermanas.

 

Destaco la labor de los profesores de apoyo que tuve, que con esfuerzo y cariño, me ayudaron a llegar a los objetivos académicos de cada curso, además de ayudarme personalmente en mi educación y formación. Cada año me reforzaban en  matemáticas y lengua que era donde tenía más dificultad. Al final de cada curso conseguía llegar al  nivel de mis compañeras, solo necesitaba más tiempo para entender.

 

Los años de Primaria en general, ayudan a descubrir el mundo que tenemos alrededor y las relaciones son fáciles. Mis compañeras de clase eran “las amigas de juegos” y solíamos jugar en los recreos al escondite, a cromos, a la comba, a cartas, al balón prisionero…etc. En el colegio, crecimos en  un ambiente  familiar, donde los profesores nos ayudaban mucho,  siempre se mantuvieron firmes y exigentes para sacar lo mejor de cada uno.

 

Fue en esta época cuando comencé a conocer mis habilidades e intereses. Entre las tareas, me solían mandar hacer redacciones contando los fines de semana, me gustaba inventar y escribir pequeños cuentos y descubrí mi afición por la pintura y la música.

 

La escritura, la pintura, la música…“colores primarios a enseñar” necesarios y básicos para construir y configurar  el abanico de la vida.

 

 

 

Miriam Vicente

Maestra de educación infantil

 

Cuadernos de Pedagogía, Nº 465, Sección Historias mínimas, Marzo 2016, Editorial Wolters Kluwer, ISBN-ISSN: 2386-6322


Abro mi maleta para marcharme diez días. Con un pie en el año 2015 y otro en el 2016.

En mi afán por  adquirir el hábito de una vez por todas de empacar maletas pequeñas, con lo necesario, y con sentido común, me quedo mirando a ese jersey.
El  suéter que me acompañó en el pasado y me ha acompañado este 2015 tan redondo. Y lo meto en la maleta sin miramientos, sin supersticiones…y de pronto me pregunto para qué ocasión lo escogeré en el 2016. Y de pronto un pequeño vértigo… y de repente también un poco de emoción.
Echo por unos instantes la vista atrás y reparo en la idea de que hubo personas que me vieron con él puesto que ya nunca más volverán a advertir que el escote en la espalda es mi escote preferido. Y que el color negro siempre jugará en mi equipo.
58ac76cc6211fce9f3fb286f8c8a0ca5.jpg
Y me doy cuenta de que hay personas que me vieron con él puesto, cualquier noche perezosa en la que sabes que es una apuesta segura. Y que esas mismas personas seguirán en mi vida en 2016 y sabrán perfectamente que en la ocasión en que  vuelva a ataviarme con él, será porque me hace sentir segura y porque no será un día para innovar. Y sabrán probablemente que me pintaré los labios de rojo porque hacen un match perfecto; y también sabrán exactamente cuál es mi estado de ánimo y con quién he quedado.
Y también advierto que hay personas que nunca me han visto con ese jersey -ni falta que les hace- porque esas personas no necesitan indicios; esas personas ya saben que el escote en la espalda es mi escote preferido; que nunca tengo suficiente ropa negra; que los días en que me pinto los labios de rojo se perciben a leguas, porque mi estado emocional me delata. Sabrán incluso qué canción está sonando mientras me visto con la citada prenda, y la canción que sonará la mañana siguiente.
71c7ede6b4cc532ac8a643c64ee143e1.jpg
Sin apartar la mirada del jersey negro de punto seda, con la espalda totalmente descubierta y una lazada en la nuca, brotan involuntariamente ráfagas de imágenes de momentos lejanos y de los más actuales. Y no soy capaz de fantasear siquiera con una imagen futura. Esto no me genera ningún desasosiego. Lejos de alarmarme, me decanto finalmente por doblar este atavío e introducirlo en mi maleta con descomunal emoción. La emoción de sentir cómo en un instante y con un sólo gesto estoy despidiendo a este año que se va y dando paso al que quiere entrar. Y no me deshago de los recuerdos porque creo firmemente que el ser humano nunca tendrá poderes necesarios para exterminarlos. A ellos también los subo conmigo al tren y los traeré de vuelta aceptando que siempre seré resultado de cada una de mis vivencias, también de las que me hicieron daño.
771abfc1b4025235a5e6161b01afc6a0.jpg
 Y me pregunto cuál de todas las veces que  he vestido este jersey he sido más feliz. Y soy incapaz de seleccionar sólo una de entre todas las demás. Me propongo entonces pedir un deseo y tampoco me siento muy capacitada; demasiada responsabilidad.
Y vuelve la borrasca de imágenes remotas y recientes y un denominador común…en las instantáneas que se me manifiestan nunca aparezco sola. Todos vosotros, quienes de alguna manera formáis o formastéis parte de mi vida inspiráis mis fantasías.
Y continúo sin  lograr pedir un deseo para este nuevo año. Quizás pedir más de lo que tengo sería muy codicioso. Y prosigo sin vislumbrar qué me deparará el año 2016. Pero cierro la maleta con una idea muy clara y es que vista la prenda que vista, se impregnará de las personas que me acompañan. Las personas fascinantes y admirables con las que pasaré estos próximos diez días y aquellas que completaréis mi viaje los trescientos cincuenta y cinco días restantes.
b689c4fb57604486ab45c2ff463666a1.jpg
Gracias.
¡Feliz 2016!
Érato.

“It’s a little bit funny this feeling inside
I’m not one of those who can easily hide
I don’t have much money but boy if I did
I’d buy a big house where we both could live

If I was a sculptor, but then again, no
Or a man who makes potions in a travelling show
I know it’s not much but it’s the best I can do
My gift is my song and this one’s for you

And you can tell everybody this is your song
It may be quite simple but now that it’s done
I hope you don’t mind
I hope you don’t mind that I put down in words
How wonderful life is while you’re in the world

I sat on the roof and kicked off the moss
Well a few of the verses well they’ve got me quite cross
But the sun’s been quite kind while I wrote this song
It’s for people like you that keep it turned on

So excuse me forgetting but these things I do
You see I’ve forgotten if they’re green or they’re blue
Anyway the thing is what I really mean
Yours are the sweetest eyes I’ve ever seen”

Elton John

Hay veces en la vida en las que algunas cosas no marchan como uno quisiera. El problema llega cuando eso hace que uno se obceque y sea incapaz de valorar las cosas que realmente importan.

Por eso este post; por no volver a dejar que las cosas accesorias se apoderen de mí; por no permitir que los problemas sean los que me planten cara; por quedarme con lo que realmente importa…. por eso, me quedo contigo y esto es para ti.

love 2

Me quedo contigo y los abrazos interminables

love

Me quedo contigo a catar todos los vinos de cada rincón que visitemos

love9

Y me quedo contigo bailando con paso descompasado al son de tus tarareos

love7

Contigo siempre a mi rescate cuando algo me preocupa

love13

Me quedo a tu lado paseando en silencio cuando quieras un “momento zen”

love16

Me quedo contigo porque todo es mejor…

love15

…y el invierno es menos frío

love6

Me quedo contigo porque formamos un gran equipo; un equipo invencible

love 3

Y porque eres mil veces mejor de lo que hubiera soñado

Érato


Discutíamos sobre la importancia de los aniversarios y sobre si el amor y la pasión necesitan de una fecha concreta en la que mostrarse al mundo. Él me dijo que las personas necesitamos fechas importantes que nos recuerden aquello por lo que vivimos. Aniversarios para recordar a un ser querido que ya no está; cumpleaños que nos hagan protagonistas por un día y reflexionar sobre el paso del tiempo; celebraciones de pareja, para enfatizar el amor del día a día.

Yo, que soy un desastre, necesito millones de recordatorios para no dejarme llevar por la vorágine y perder la perspectiva. De lo trascendental y de las frivolidades. Y por eso me paso el día haciendo listas. De lo que quiero hacer, de lo que no, de mis propósitos, las cosas que tengo que cambiar, lo que quiero descubrir, lo que tengo que dejar de hacer.

La última, surge a partir de un acontecimiento señalado: mi 25 cumpleaños. Falta menos de un mes, y con la presión del cuarto de siglo  llamando a mi puerta insistentemente, apunto mis objetivos para llegar a los 25 hecha y derecha.

Las 25 cosas no puedo dejar de hacer.

1. Un cambio de look. El consabido “cuando vas a experimentar si no es con esta edad” u “¿otra vez retocar las puntas? ¿no te apetece cambiar un poco?” Desde luego, puestos a innovar, mejor ahora. Si en el último momento me acobardo, me teñiré el pelo de un color estridente durante una tarde -como hizo Lane– y al día siguiente volveré a mi tono habitual. Y que me quiten lo bailao.

f6497993892110b4af26dcf717dfe729

2. Aprender a tocar la guitarra. Tarea pendiente desde los 18. Ejem.

3. Asistir a una sesión de SOFAR SOUND. Te suscribes, te llegan mails cada mes con las fechas, te apuntas, y si tienes suerte, consigues una plaza. Vas al salón de la casa de alguien y escuchas a un grupo tocar en directo. Planazo.

4. Encontrar el rouge definitivo.

labiales rojos

5. Aprender a cocinar una paella.

6. Aprender a bailar sevillanas.

7. Redecorar mi habitación.

aceb606cda4da5ece208a5e3db1e47eb

8. Voltear una tortilla de patatas. Siempre que llega el temido momento consigo ceder a otro la sartén sigilosamente. Pero se acabó, valor, y al toro.

9. Aficionarme, de una vez por todas, al vino tinto.

f20ad94ef2f2ca2deee4b3b65e3f800a

10. Ver las seis temporadas de Los Soprano. 

11. Ponerme unas pestañas postizas.

12. Limpiar Facebook. Mis fotos en mi pared, mis canciones en mi Ipod, mis amigos en mi casa.

4cbabebbc6ed1bba904cc867ffc207b6

13. Viajar más por España. Conocer al menos una ciudad de cada Comunidad Autónoma. Too late.

14. Construir mi propia biblioteca. Entiéndase “construir” en sentido figurado. Empezar a invertir en libros que merezcan la pena y robar de mi casa alguno para que en el momento en que me independice pueda contar con una nutrida y variada biblioteca.

88fadaf13c2aa1de0e9f61fb200cd3e9

15. Encontrar un trabajo decente. Prioritario.

16. Correr una marathon. Igual no estaría mal empezar por salir a correr, sin más. 

17. Comprar un tocadiscos. Llevo soñando con esto desde hace años y no, no es   postureo. Lo quiero.

48b0ac098b980a8407d0c725f5b46da3

18. Ver a Van Morrison en directo. Tuve la oportunidad de verle en octubre y la desaproveché. Mucho me temo que ni antes de los 25 ni antes de morir, a este ritmo.

19. Freír un huevo. Superar mis miedos al aceite hirviendo quizá sea lo más meritorio de esta lista.

20. Comprar un abrigo de pieles. Intuyo que con mi presupuesto, como mucho -muchísimo- una estola.

ac104cb3aa45e29debbf1c9fb6877d8a

21. Tener una colonia-seña de identidad. Me encanta oler un perfume por la calle e identificarlo con una persona. Abandonar mis colonias a medio camino y acabar siendo sólo fiel a Nenuco, es un comportamiento que habría que ir descartando.

2177f22a23b21c9ec7e7a4dd3cb46deb

22. Un bolso bueno.

23. Ver una película decente a la semana. Menos series.

24. Deshacerme de la porquería que ocupa mis armarios. Y con la excusa, montar un mercadillo.

f121e16cfd8e6fba8bdf7161e1509d3c

25. Llevar tacones (al menos) una vez por semana. Que se note que somos jóvenes, señoritas.

e4f3be5345cdf3f23775d1020d0e4f8a

C.


Me encanta el verano, el colorido en ropa y complementos, el sol del que abuso con imprudencia, el día que nunca acaba, las noches sin chaqueta… pero admito que cuando llega septiembre ya anhelo que el invierno se apresure. Me fascina la ropa de invierno. Los abrigos enormes, guantes, sombreros, botas, medias… considero que en esta época del año puede una jugar mucho más con la ropa y complementos.

Lo mismo ocurre en bodas y eventos de invierno. Aunque adoro los tocados de rafia llenos de flores de colores y vestidos  llenos de vivacidad, una boda en otoño/invierno puede ser la ocasión perfecta para destacar ante la sobriedad generalizada.

En cuanto a los colores por los que me decanto, el burdeos  es para mí un imprescindible para momentos especiales.

Para bodas de noche con vestidos espléndidos de manga larga

48c0d63a6dd791463d84a37af0c3163f

Vestidos con capas majestuosas

b5d595c73d1db0bb2ee9557fd4ca828e

Monos largos impecables

e0f0ff5895cd1f4865716ad22fd3c13b

Toques regios de princesa

4b0a41b340753798466a4c03113409fb

fa6b348968879ffab40a3329e16eca3e30c5bd0312f473d8ffa7a82e6a19d324

Drapeados perfectos

51ae84e57c5ab12c1410ee64bc02b721

b725728bcdc60587b37df268778bb14b

Y detalles muy especiales

3c853a7abdc6cbe9e368d7ef46507c42

230cf159727319313f4eb76bb7e5608d

Dejando a un lado mi obsesión por el burdeos, adoro el uso de pieles para ocasiones especiales. En estolas, abrigos o chaquetas cortas, son un complemento que puede cambiar radicalmente un look usual en otro muy sofisticado.

Estolas

d4c3599a200aff8171c11ae251d871fc

b86f7a6eb224a8862b5cb8fe701b8657

9886d6c204b942e189115e80a686ec05

863038a81737e1a01c4a055b6ac8c549f851d06f5e28b66875d58e8ea26420eb21870519c59ed29386240f6ed40e3426

Chaquetas preciosas en azul pato ( otro de mis colores preferidos)

6bdbeea92aa510eb870593ef8ef013904726edb144b94ada7aa170f338b8810a

Boleros de pelo largo en champán y negro

388691983dc5c5a8b8a514830df13dbb

bb1bc0aaf0c1da0b00b71ca43e15f4f3

Y el abrigo todoterreno y fabuloso de Laura Ponte.. así como los otros dos looks que luce 

laura-1

Indestructible el traje de tweed

6c87e4ff9d2966359963a4f9fb44d22d

oui-oui-boda-invierno-invitadas-invierno-chanel-nieves-alvarez

Cortes perfectos en tonos neutros y con capas

59ba3024085e35a7e1ca279b0fc6587e

jorge-acuc3b1a-fw-2013-espaldas-vestidos-novia-invitada-4

861a4762f6a0f88f8a083863e42cd752oui-oui-invitadas-de-invierno-boda-invierno-look-ac3b1os-40-falda-lapiz-volumen-arriba

Sombreros de fieltro y ala ancha

1ca1fd9fbb47948d2353c53a06624fa8

953afcbeae4ee60b26265bef15138ded

dc9aa0a9e8d68f8e082334f51fd3ec7a

Turbantes

73257f5f542989a825ae609b547546b9

acb17b6fe61643ebb7e032cdc8c77372

c05e18c0c404c430ac25920d69fc06c1

Sugerente rojo

8f64ba2edc2c91d76728d1a3cffe23f2

25ce5435fbacd7eaf37c692cbc303cf6175bd52df4b11e811d125a013d7bd93443281b3251961dafa8d8bb0d4b431cc29792801dbf7e98f36510f0ee2d7dcf19e2af3e4f2e26f01f126ee66b6540d449

Abrigos joya

a045a95f8c12c1bb8b96da8d4cbd35e8

d42416d9e09b5b88818515055b8a1756

Un sólo tono

0710bf823862edf46df02ceb23fed049

O estampado

a478dbce99fc5b049041c6c8244e2f8a

Y por supuesto unos guantes que suban y suban..c285015b61cb25b410234cd6aa2737b4

Érato


Con el otoño llegan las preocupaciones. Vuelan los pájaros que hemos tenido en la cabeza durante todo el verano y parece que es el momento de centrarse. Internet se inunda de textos llenos de optimismo, proponiendo miles de planes seductores para intentar hacernos más llevadero aquello que no acabamos de olvidar: que el sol, los tirantes y los chiringuitos llegan a su fin. Se acabó.

Lejos de hacer alguna propuesta exótica, una lista de propósitos  o redactar un discurso inspirador, mi contribución a que la cuesta de septiembre sea menos empinada va a ser menos original. Me limitaré a reproducir los consejos que escribió Scott Fitzgerald a su hija de 11 años en 1933. Por si a alguien le sirven de ayuda. Porque no acaban de tener sentido y porque me han parecido de lo más entrañables.

 Lo que debe preocuparnos y lo que no. Tomen nota.

“Cosas de las que preocuparse:

-Preocúpate del coraje.

c269bc19ae6e95577a37cb51a18840c1

-Preocúpate de la limpieza.

d525383812c12d2daeea689eab1c6a6f

-Preocúpate de la eficiencia.

eficiencia 1

-Preocúpate de la equitación.

equitacion

Cosas de las que no preocuparse:

-No te preocupes de la opinión pública.

f66afc9a33cb1a10dc85313f23a107aa

-No te preocupes de las muñecas.

be358eff0be96c338036670c86c20863

-No te preocupes del pasado.

8cfd4374f5f41e2edeb76b6bb6ad2413

-No te preocupes del futuro.

68c6ab08b9f536e508bda494e60bb208

-No te preocupes de crecer.

37b96e9d05b5324d126bf14c27239f84

-No te preocupes de que alguien quede por encima de ti.

encima3

-No te preocupes del triunfo.

178e9e43ff13433a63f31a73d6a18bb6

-No te preocupes del fracaso, salvo que proceda de tu culpa.

b68c102cddc40f15c1bd78bba08afe37

-No te preocupes de los mosquitos.

69b762ae60d66a4f4f2dec3bb86d87fc

-No te preocupes de los padres.

45f20b6538a6e740d321e2fa2d541932

-No te preocupes de los chicos.

f7354e1d1ecc764323c3744cda6ce852

-No te preocupes de las decepciones.

d7eb135ad6da09c2ae0398a11133d943

-No te preocupes de los placeres.

5e2776a32add76eaca26e7b2e61ec914

-No te preocupes de las satisfacciones.”

satisfaction

C.


– Te regalo siestas a mi ladoba0e9b3ad33c027fe657b7d063c3e73b

– Y baños bajo la lluvia que siempre nos persigue en vacaciones

12b35c0e2b8f565a8b60aff117689670

– Compañía para todos tus viajes

e7f1226def89097e08d6502d3413a96e

– Y cánticos en el coche hasta quedarme sin voz

Couple taking a road trip in vintage car.

– Te regalo desayunos con tés de todos los sabores

47983d87170ffda81c85207a8a81bf79

– Y más paseos por Madrid

c02723a0729de074d213967a84db3ceb

– Y te regalo valor, para cuando te falte

8c23413508493329aa87508daf1f2028

–  Más reencuentros

01b9da0b374626a3712f447c3e0cc6ff

– Y menos despedidas

e7f0a60b11fed474fd0ac66ecbf5b4cf

– Te regalo instantes

a19d707505b93919dabd36ea00389b2b

– Sueños

51918bf06b2e3b7838818d858a47345a

– Y unas palabras

d95eec8437364b72170ec331f256fae7

 

Érato


De manera repentina, estoy de vacaciones. Largas, inesperadas y un poco abrumadoras. Quién iba a pensar que el no tener nada que hacer iba a resultar mucho más estresante  que el tener cada segundo programado. Debo de tener algún problema psicológico importante, porque pensar en meses de vacaciones me angustia, veo un nubarrón denso y gris que se cierne sobre mi cabeza y la sola idea de tanto tiempo libre me provoca urticaria. O igual, simplemente, soy un poco cobarde. Lo que está claro es que no estoy en disposición de proponer planes, sino en momento de dejarme guiar. Por ello, al encontrar esta lista, me la aprendí de carrerilla, como un niño que canta las tablas de multiplicar sin pestañear, y a base de repetirla y repetirla he conseguido creer que ha sido idea mía. Ja.

Lo cierto es que la encontré en http://hawaiiancoconut.tumblr.com y es la lista de “things to do this summer” de Emily Faulstich. La traduzco y reproduzco a continuación, por si alguien está en la misma situación que yo y necesita dejarse llevar. No sé si la cumpliré entera, ni siquiera si lograré llevar a cabo un mísero propósito, pero necesito fijar un objetivo y éste va a ser el mío. Ahí va.

-Picnic en Versailles con comida de un mercado de Paris. Mal empezamos

-Llevar un largo vestido blanco de algodón alrededor del jardín. No tengo jardín, pero lo veo factible.

ea7540c2cd4bbc4a9f5e0b7049f8d679

-Donar dinero a una organización benéfica.

-Redecorar mi habitación y hacerla más bonita.

-Hacer una fiesta de Navidad en julio.

-Comer ‘rose macarons’ en Ladurée.

0a82f03134ba1a6afea71902084f09ee

-Hacerme amiga de gente que me parezca graciosa.

-Encontrar las sandalias de cuero perfectas.

-Ir de camping al cuerno de África. (···)

-Pasar ratos divertidos con mi familia.

-Dibujar todo lo que pueda.

-Hacer Pilates dos veces por semana.

-Crear playlists alegres y encontrar nueva música.

-Visitar museos en busca de inspiración.

-Recordar que “la bondad es mágica”

-Hacer un sándwich tostado de fresas y queso brie.

-Intentar abandonar el pintalabios rojo oscuro por una vez.

-Madrugar e ir a correr (nunca pasará y lo eso lo sabemos todos). Tal cual.

-Encontrar un precioso espejo dorado ENORME para mi oficina. Quien dice oficina, dice mi casa.

6d08fa86bc152a7da679a0eb543a3a53

-Encontrar el perfecto perfume con esencia de nardo.

-Hacer fotos buenas, informales, de gente en las calles.

a419f1dce8d5406789d1458db207b2e4

-Aprender más sobre el espacio y la teoría de cuerdas. Éste me lo salto.

-Hacer helado de coco desde cero. De café.

-Organizar mi armario por colores.

-Encontrar nuevas películas para ver una y otra vez distintas de Orgullo y Prejuicio.

-Dar paseos entre la naturaleza con mi ipod y mi cámara de fotos.

-Usar la crema de arcilla rosa de Khiel’s.

-Ponerme morena.

04f8f76ef85de25798c561a72edd5bc8

 

-Oler a crema solar.

-Tumbarme al sol y leer un buen libro.

-Ir a un planetario con un abrigo enorme. ¿?

-Preparar cocktails veraniegos en mi estrecho balcón. Los cocktails son un SÍ rotundo.

3b5833f4d67abe012b370df4144a8429

-Comprar globos perlados sin razón alguna.

-Tomar un “English Brealkfast tea and scones with clotted cream & ham”.  Pereza traducirlo y pereza zamparlo.

-Comprar pintauñas de purpurina de colores atrevidos.

-Volver a ver Lost y tratar de averiguar qué pasa otra vez.

-Encontrar el perfecto sofá de terciopelo beige.

-Ponerme una mascarilla facial cada semana.

-Tomar baños con bolas efervescentes y oler a vainilla.

60b76ea916958b4335829b4b335bf37f

-Escribir cartas a mano y cerrarlas con lacre.

-Hornear galletas en forma de corazón.

-Conseguir sillas de patio de los 70.

-Enviar postales cursis a mis amigos. Preparaos.

-Celebrar un Amigo Invisible.

fd7ea8ceae1c0c34223d921415814201

-Lavar mis toallas con una gota de aceite de lavanda.

-BBQ de cheeseburgers y maíz en el jardín.

-Comer sandía muy fría en una acera muy calurosa.

-Saltar a una piscina en un body rosa palo de  los 80.

-Hacer una excursión de fin de semana a mi hotel favorito.

821172d29eec5aa38ee305a7e52cd0f4

-Tomar vitaminas para mi pelo y mis uñas.

-Tomar (tal vez) chupitos de “wheatgrass”.

-Comprar cristales bonitos como pisapapeles de oficina.

-Aprovechar cada rayo de sol.

231053de72bf446cfddf6c8872c956f4

Calíope.



A %d blogueros les gusta esto: