Este post iba a publicarse dentro de una semana. El día en que inicio mis vacaciones. Pero he decidido adelantarlo – qué locurón-  porque mi mente, mi cuerpo y mi alma ya están de vacaciones.

1d25164c64b1e60259a692ea41b057af

“Desaparecer del mapa”:  hasta que no llegué a esta casa nunca había utilizado esta expresión, y no sé cómo he podido vivir tantos años prescindiendo de ella.

El otro día recibimos la visita de un familiar en nuestra ilustre villa y hablando de lo terrenal y de lo extraordinario salió a relucir la citada locución ante los ojos de estupefacción de la invitada. “¿desaparecer del mapa?, ¿quitarse del medio?, pero ¿de qué estáis hablando? ¿no iréis a hacer alguna tontería?”  Nada más lejos de la realidad.

6e3cf2f42a944e59213943f92a98726a

No encuentro que exista una oración más oportuna que  “desaparecer del mapa”  para expresar exactamente qué es lo que pienso hacer el próximo mes.

Cierro el chiringuito porque “estoy cansada” – y aquí nada mejor que poner el tono de la Pantoja despotricando contra su familia política- y porque es de vital urgencia que me ausente un tiempo.

cad05f09f0241016b07312e51da74f81

Cuando en estas líneas hablo de desaparecer del mapa me refiero simple y llanamente a desconectar unos días de casi todo. Porque este curso – sí, voy a medir los tiempos académicamente- , si algo ha sido, es intenso.

Ha sido un curso de encontrarse un lunes en la luna, y un martes en el fango. Un curso de sorpresas. De más sorpresas. Un curso de coincidencias. Un curso de echar de menos. Y un curso de echar de más. De aprendizaje de valor incalculable. De madurar y de pronto volverse más niña que nunca. Un curso de profundizar el concepto de no planificar nada. Ni siquiera si dentro de ocho horas tomarás tostadas o cereales. Un curso vertiginoso. Un curso de cosechar éxitos. O mejor, de superar con creces la meta que habías implantado. Un curso de ejercitar la paciencia y de corregir los impulsos.  Un curso de comenzar a mirar la vida con otra lente.  De conocer caras nuevas y de reapariciones de rostros de matusalén. De engancharse rápido y desintoxicarse más rápido todavía. Un curso de lágrimas en silencio y cánticos ensordecedores. Un curso sin duda inmemorial. Pero estos próximos días, me quedo a ver los toros desde la barrera.

de5c866cad2c5e7d25eccdb53628c506

Me marcho – cómo me encantaría continuar con un “para no volver” categórico y acompañado de melodía y palmas- casi un mes y mi única preocupación va a ser qué ropa y qué libros meteré en mi maleta.

03dbbfadef2473b6f825af7d1ff3d991

Desaparezco del mapa, que viene a significar, estaré a lado de los de siempre. De los que no causan sobresaltos. A lado de quienes sabes que todo estará bien. Que en estos días no habrá sitio para descifrar comportamientos ajenos y extraños, ni rendir cuentas a nadie. Tampoco para ser políticamente correcta, porque con los de siempre no hacen falta decoros.

384ebc9f6ce04d6bcb860bcf7a7ab41a

Desaparezco del mapa para tener conversaciones sustanciales sólo conmigo misma.

410caede19d58caf59573e8df7cbb4ec

Y para prender con más fuerza esa luz que en estas fechas ya parece que se mitiga.

743ad5ddcf25391d721e5e8798bfb230

Desaparezco del mapa para perderme – en mi caso es un perderse, extraviarse, descarriarse… literal- con un coche por carreteras de municipios colindantes con mi aldea al son de mis canciones preferidas.

7df252b6c0e59af0bb7dfaf577d68caf

Desaparezco rotundamente del mapa para todo aquello que venga acompañado de ambigüedad, desinterés, insustancialidad, y que no me sirva ni para taco de escopeta. Para todo esto desaparezco del mapa y también digo adiós.

ec859ebf55769e6ad70540a739caca76

Desaparezco del mapa de las emociones fuertes por unos días, de la tensión y agotamiento.

3b4083089742ab26f37c6ca72b527fa7

Desaparezco del mapa pero sé quiénes sabéis dónde y cómo encontrarme. Y yo os invitaré a evadiros conmigo. Sin más lecciones, sin más acertijos. Sin nada que requiera el menor esfuerzo. Pendientes sólamente del parte meteorológico y de bebernos el verano a sorbos muy pequeños, saboreando cada matiz, a pesar del ansia y la sed, a pesar de todo.

f2e7d2e9876486df81dcf1e199d990a3

Que desaparezco del mapa a sabiendas de que tengo asignaturas pendientes, pero esta vez, las dejo para septiembre.

155b6f0f018ea0f4c3fe3eddcf6f0a03

Érato.

Anuncios