29 de septiembre de 2013. No sé ustedes, pero yo ya tengo la fecha señalada en el calendario. Es el día en el que se estrena -por fin- la esperada tercera temporada de Homeland. Si aún no han visto las temporadas precedentes pese a los muchos elogios, premios y recomendaciones que la serie ha obtenido –de los que doy por hecho se han enterado, puesto que la serie se ha convertido en un auténtico fenómeno-, aún están a tiempo.

A mí me puede el ansia. Estoy expectante, angustiada, intrigada. Me muero de ganas.

Creo que coincidirán conmigo en que una de las principales bazas de la serie es su protagonista, la agente de la CIA Carrie Mathison. Curiosamente, es un personaje con el que de primeras nadie se identifica pero con el que inevitablemente acabas emocionalmente vinculado. Quieres saber qué va a ser lo próximo que va a hacer, cómo va a salir de esta, si superará su próxima caída, si realmente estaba en lo cierto.

Por eso y por las siguientes 10 razones, amamos a Carrie Mathison:

ca3

-Porque está loca. Trastornada, desquiciada y bipolar diagnosticada. Como una cabra, regadera, cencerro, juntos y revueltos. Más allá de su desequilibrio mental y emocional, Carrie nos encanta porque es muy intensa. Es impredecible y vive sus emociones al límite. Y ya estábamos un poco hartos de pánfilas tipo Meredith Grey.

Porque es brillante. Tan loca como inteligente. Tiene un talento natural, es capaz de ver las cosas desde una perspectiva distinta a la de los demás, de fijarse en los detalles y conectar puntos antes que cualquier otro. Su mente trabaja muy deprisa, pero esta precipitación es culpable de hacerle pasar de lo más alto a lo más hondo en más de una ocasión.

-Por su relación paterno-filial con Saul. Que la foto no dé lugar a engaño, porque la mayoría del tiempo que Carrie pasa con Saul o están discutiendo o ella está llorando sin parar. Su relación es un vaivén, porque Carrie es de naturaleza desconfiada y no está dispuesta a escuchar aquello que no quiere oír, y Saul es el único que le dice lo que opina sin miramientos. Aun así, Saul es su punto de referencia, algo más que su mentor, es a quién acude tras todos sus traspiés emocionales, la única persona de la que verdaderamente se fía, la persona cuya opinión más valora.

ca8

-Porque rompe las reglas. No lleva nada bien la sumisión a la autoridad. Está tan obsesionada con su objetivo y confía tanto en su capacidad, que no se pone límites, se sacrifica. Sus métodos son poco comunes, pero resultan efectivos. Va por libre y por eso nos gusta.

-Por sus trajes. Hace mucho que no veía una protagonista femenina cuyo aspecto fuere tan secundario. Casi sin maquilar, muchas veces despeinada y con trajes sobrios y discretos. Su personalidad es tan arrolladora que es innecesaria la más mínima concesión a su imagen para distraer la atención del espectador.

ca

-Porque se deja llevar por su intuición. Aunque completamente racional, Carrie se mueve por impulsos. Confía plenamente en su intuición, que suele ser acertada, y se deja guiar por ella.

-Por sus corchos. Llega un punto en que necesita poner en orden lo que pasa por su cabeza y éste suele ser el resultado:

????????

-Porque es temeraria y decidida. Pelea por lo que cree y no descansa hasta conseguir demostrar que está en lo cierto. No cede, supera los obstáculos y no se deja amedrentar. Aventurera y apasionada, pierde la percepción del peligro en la persecución de sus fines. Pide perdón antes que permiso y, ya sea con mayor o menor éxito, siempre arriesga.

– Porque sucumbe a sus debilidades. Ante todo, Carrie es una mujer frágil y ello es una constante en todos los capítulos de la serie. En contraste a su valor y su agudeza, ella es tremendamente vulnerable. Está sola. Es víctima de sus flaquezas.  Se involucra emocionalmente y ello pone en riesgo su trabajo e incluso su salud. Está en una lucha constante consigo misma y sus caídas son estrepitosas. No tiene término medio.

ca1

-Por Claire Danes. Cualquiera que haya leído esta lista y no haya visto a Carrie en acción, estará pensando que es un personaje bastante insoportable. Y puede que en esencia lo sea, pero la interpretación que hace Claire Danes del personaje es un escándalo. Aporta un cierto equilibrio entre los estados maníaco-depresivos y la completa euforia por los que pasa Carrie, sin caer en la sobreactuación. Lo dicho, un escándalo.

Calíope.

Anuncios