Siempre he pensado que Sabina es genio y canalla a partes iguales. Me gustaría tener la voz de Russian Red. Supersubmarina me pone de buen humor. Canto a grito pelado al Alejandro Sanz de los 90. Me gusta Lori Meyers. Y  Vetusta Morla. Me encanta Love of Lesbian. Quiero hacer un dúo con Quique González. Ocasionalmente escucho a Hola a todo el Mundo o La habitación roja, frecuentemente a Iván Ferreiro, Los Piratas y Los Planetas. Siempre vuelvo a Siempre así.

La verdad es que no hace falta traspasar las fronteras de “esta España mía, esta España nuestra” para encontrar talento. Les presento algunas –de las muchas- interesantes propuestas del panorama musical nacional.

 

JUAN ZELADA

Muchas veces me pregunto si no hubiera sido mejor hacer las maletas, cerrar con llave y salir al mundo. Para eso hace falta, además de coraje, saber qué quieres hacer, a dónde quieres ir. No  el destino, sino el fin.

Juan Zelada, madrileño, tenía claro que quería dedicarse a la música y hace unos cinco años emigró a Inglaterra con el empeño y la voluntad de poder dedicarse a ella de lleno. Gracias a una beca, entró en el Liverpool Institute for Performing Artists, centro coordinado nada más y nada menos que por Paul McCartney, y de ahí se fue a Londres. Comenzó tocando el piano en bares, restaurantes y cruceros de verano hasta que un día fue “descubierto” por Adam Low, responsable del restaurante en el que tocaba, quien desde el primer momento apreció que era un buen intérprete dotado de mucho carisma. A partir de entonces su carrera dio un vuelco.

Sus dos primeros singles “Breakfast in Spitalfields” y “The blues remain” lograron un éxito sin precedentes para un compositor español en la BBC Radio, colocándose durante seis semanas en la lista principal de BBC Radio y siendo el artista más reproducido después de Adele en junio de 2011, méritos aún más loables si se tiene en cuenta que por aquel momento Juan Zelada aún no contaba con un contrato discográfico. Finalmente, a principios de 2012, publicó su primer disco: “High Ceilings & Collarbones”.

Predomina en sus creaciones un soul ligero, un blues enmarcado en un contexto más pop, que deja entrever que Juan Zelada ante todo es un gran músico. Puede que no encontremos entre sus temas esa canción sobrecogedora que nos marcará para toda la vida, pero lo cierto es  que se trata de un disco muy agradable, el tipo de disco que no te importaría tener siempre sonando de fondo.

Ojalá en un futuro, además de en inglés, componga también en español, porque encontré esto en Youtube y me dejó encantada. Además, dejo un vídeo de una canción que creó antes de su vertiginoso éxito, inspirada en las aportaciones que sus seguidores hicieron en Twitter a partir del hashtag #yoconfieso.

 

DELAFÉ Y LAS FLORES AZULES

Los conocí por pura casualidad. Verano, festival, mojito, y entre concierto y concierto salen al escenario un chico de aspecto tímido con una gorra visera y una chica risueña, pelo negro azabache y tutú azul eléctrico.

Él es “Delafé” (Óscar D’aniello) y ella “Las Flores Azules” (Helena Miquel).  Iniciaron su recorrido musical en el año 2002, en Barcelona, como Facto Delafé y Las Flores Azules, publicando su primer disco en 2005 “Vs. El monstruo de las Ramblas”. En 2006, Bigas Luna pidió que compusieran un tema para su película Yo soy la Juani, que luego incluirían en su próximo cd: “Luz de la mañana”. Ello supuso su exposición al gran público, incrementándose su popularidad con la utilización por Corte Inglés de uno de sus temas para una campaña publicitaria. En 2009, antes de la publicación de su tercer y ultimo disco “Vs. Las trompetas de la muerte”, se produce una escisión en el grupo y el tercer componente del mismo, “Facto” (Marc Barrachina), lo abandona pasando desde entonces a denominarse simplemente Delafé y las Flores Azules. Recientemente han puesto voz e imagen a un popular anuncio de cerveza, con la canción Ciudadanos de un lugar llamado mundo.

Cuando los escuché por primera vez no estaba preparada para lo que iba a oír. El rap melódico de él combinado con la dulce voz de ella, canciones con un toque más electrónico, otras más pop. Hay quienes los tachan de aburridos y sus letras de insulsas, pero lo cierto es que en directo transmiten una energía al público increíble, presentan una propuesta muy personal y contagian su buen rollo (por favor, cuando digo “buen rollo”, que nadie piense en el colegueo de Macaco y similares, que eso es otra cosa).

Precisamente lo que más me atrae de este grupo es que tiene un estilo inclasificable. En palabras de Óscar D’aniello, “hay poca gente que se atreva a experimentar un poco con el rap, electrónica y otros estilos. Hay poca oferta como la nuestra. Y cuando sales con algo raro la gente necesita etiquetarte.” Por eso me gustan, por atípicos. Hoy por hoy destacar por original bien merece un aplauso.

ALONDRA BENTLEY

 

De padre británico y madre española, Alondra nació en Lancaster y con apenas 5 años se trasladó a Murcia. Fue colaborando con distinto grupos murcianos hasta que en 2005 lanzó su carrera en solitario y publicó en 2009 su primer álbum: “Ashfield Avenue”.

Con reminiscencias de folk americano, Alondra se une al prolífico grupo de vocalistas españolas que con voz delicada y naturalidad  cantan en inglés con no más compañía que su guitarra y discreta instrumentación (véase Russian Red, Zahara o Annie B Sweet –la cual todavía no me convence, por cierto). Voz decidida pero dulce, melodías minimalistas pero conmovedoras, interpretación frágil pero seductora.  Además de su disco debut, ha publicado un álbum de canciones para niños y un segundo CD en 2012 titulado “The Garden Room” con su familia como leitmotiv, combinando la tristeza por el fallecimiento de su madre con la fortaleza y el apoyo que le proporciona la cercanía y el cariño de sus familiares.

 

 

PÁJARO SUNRISE

 

Aunque no hacía demasiado tiempo que escuchaba sus canciones, en diciembre de 2011 casi me da un síncope cuando Yuri Méndez, alma mater de Pájaro Sunrise, escribió en su blog que dejaba la música indefinidamente.  Menos mal que no acabó siendo más que un parón puntual y ya está preparando su próximo disco, porque se ha convertido en uno de mis favoritos.

Estaba pensando en contar su historia y evolución detalladamente y ensalzar las maravillas de sus composiciones, así como la emoción que me producen muchas de sus canciones. Pero me da miedo desvirtuarlo con tanta palabrería. Dejo una selección de mis preferidas, y si de verdad les entusiasman, sé que investigarán su procedencia y no dudarán en compartirlas con los demás. Porque merecen la pena.

 

Queda visto para sentencia.

Calíope.

Anuncios